viernes, 22 de junio de 2012

470




10. 9. 10. 8. 8. 7. 8.

No está mal. Podría estar mejor. Podría ser lo que yo he querido conseguir, pero no, es menos. Siempre es menos. Si hay algo que detesto es no alcanzar mis expectativas. Y mis expectativas están cambiando constantemente. Como yo. He cambiado muchísimo, eso me da miedo, eso es lo único que no ha cambiado (liémonos) el miedo al cambio. Antes no se, antes no era asi. No me disgustaba por mis notas como ahora lo hago. Será que me ha matado sacar peor nota en dibujo artístico que en dibujo técnico. (Ironías de mi vida, con lo que odio el dibujo técnico, maldita sea) Me he vuelto inconformista, tirando a uraña, a arrogante. No quiero ser arrogante, siempre he condenado esa faceta de la gente. Me estoy convirtiendo en todo lo que destetaba hace unos años. Pero qué le vamos a hacer, las circunstancias dieron un giro de 360º y a ver quien sigue siendo el mismo. La vida es un crimen, y nosotros somos como ese vecino de la víctima, que huele el miedo, el misterio, la inseguridad y el caos del asesinato en su propio hogar. Pero bueno, hace tiempo que intento inculcarme la teoría de que la vida no es asi por que sí. La vida no es justa o injusta, son consecuencias unas tras otras. Son actos y su después. Estoy todo el santo día intentando controlar mis actos. Las consecuencias son algo terrorífico.

En muchos ocasiones me he sentido víctima del personaje por mí creado y culpable de haber colaborado en mi caricatura.

469




¿Sabes que a lo mejor nos largamos a Irlanda? Cuando pienso en ello sonrío yo sola, como una idiota. Una aventura. Las dos solas... Por fin. Te hubiera encantado oírnos hablar y divagar sobre nuestro futuro. Como espero sabrás, necesito huir y curarme. Espero poder hacerlo este verano, aunque nos sea en Irlanda. El campo siempre me cura. Si hubieras querido, habrías evitado la herida. Solo tenías que haberte quedado con nostros. Bueno, no voy a discutir contigo ahora. El año que viene volveré al equipo de rugby. Será como antes, todo el día jugando, rodeada de la gente que quiero y pisando verde constantemente.
También tenemos el proyecto de hacernos un tatuaje, que qué complicado es diseñar uno, no me sale ni a la de tres. Aunque a lo mejor no me sale por el terror que me da hacermelo. Las consecuencias y eso. Y queremos sacarnos el carnet de conducir, para poder ir al pueblo cuando quiera, y poder tener mi dosis de campo recomendada. Y poder irnos a Galicia, a Pais Vasco, a Cantabria o a donde coño sea sin depender de nadie más que nosotras y nuestros límites. Queremos buscarnos un trabajo, una tontería, ahorrar simplemente. Buscarnos un piso, y pegarles con la puerta en los ocicos a quien dijo que no podíamos. Tu siempre nos decías que podíamos hacerlo todo. Y aún tengo grabada en la mente cuando me llamabas corazón y me obligabas a hacer las cosas que no me atrevía y que tanto deseaba. Intento obligarme yo solita. Y bueno, tranquilo, ella también me obliga, es increible todo lo que se le pegó de ti. Tenemos montones de proyectos utópicos y eso nos encanta. La utopía es algo delicioso, y cuando se consigue es casi orgásmico.

Nos diste demasiado, aunque creo que podrías habernos dado mucho más si te hubieras quedado.
Un fuerte abrazo.

Pérdoname por no escribir tu nombre en ningún momento. Me sigue doliendo leerlo.

jueves, 14 de junio de 2012

468



Hace un mes me compré una pececita. Hace unos días me compré un pececito. Una es naranja, el otro es negro. Tienen nombre, película y canción por ahora.  Ya les iré atribuyendo más y más cosas. Los he acogido en mi casa y mimado demasiado. Los tengo como reliquias y símbolos de la fugacidad de mi presente. Cuando crezcan demasiado los tendré que donar a un estanque, donde se pondrán gordos, redondos y tendrán muchos amiguitos naranjas, negros, dorados, blancos... Cambian todos los días un poquito. Como yo. Pero siempre tienen el mismo nombre, película y canción favorita.
La pececita naranja se llama Miss Sunshine, su película (¿Adividas?) es la de Pequeña Miss Sunshine y su canción es la Sucede que a veces, de Ismael Serrano. Es hiperactiva, glotona como ella sola y te hipnotiza con su abrir y cerrar de boca. Te persigue el dedo por el cristal de la pecera y le gusta comer piedras.
El pececito negro es Mister Moonlight (Original, ¿eh?) es más tranquilo y hubo gran disputa por bautizarlo. Al principio quería llamarle Romeo, pero no iba a tener una Julieta, y no. Luego pensé en Moonshine, pero finalmente se quedó con Moonligh. Su película  es la de Midnight in París de Goody Allen y su canción la de Send me an angel, de Scorpions. Es nuevo todavía pero siempre está siguiendo a Miss Sunshine. Come despacio y por eso tengo que coger con la red a Miss Sunshine para dejarle comer algo. Sus ojos pimpollos son una fuente de inspiración y se deja acariciar tan majamente.
Cuando los done al estanque, me compraré otro par. Y todo volverá a cambiar, yo seguiré cambiando y seguiremos mimándonos.

Creo que estos dos son culpables de que últimamente esté tan feliz.

martes, 12 de junio de 2012

467



Será por que hace sol todos los días, que hace calorcito y que no me puedo estar quieta, pero he de confesarte, que cada día soy un poco más feliz. No me he propuesto nada todavía para este verano, tengo que ir haciéndolo. Será una lista corta pero será difícil... Este verano promete ser tranquilo, de puro descanso y me he propuesto hacer algo de escritura automática todos los días a partir del mes que viene.
A veces me pregunto a dónde voy. Pero solo a veces. El resto del tiempo me pregunto dónde estoy.

lunes, 4 de junio de 2012

466



No hay heroína, no hay salvador, no hay piedad para quién quiere guerra. Guerra de la sana, de la que al final hay paz y todos salen victoriosos. No quiero que me busques, ni buscarte, no soy de las que se atan a nadie, no me pillo ni los dedos en complicarme por nadie. Una vez prometí ser una dama, con capa de héroe que se salva sola que no necesita un final de película.

465



Cáncer es un signo que se asocia con la familia y tiene la cualidad cardinal. Los Cáncer son conocidos por su buen juicio y para la resolución de problemas, suelen ser, también, buenos con labores que sólo exijan fuerza física. Tienden a ser tímidos pero calan bien en cualquier estrato social una vez que se sientan cómodos.

Por contrario, los nacidos bajo este signo suelen ser obstinados en sus ideas y tienen a enfadarse cuando se le interpela. Todo esto se debe a que sufren de falta seguridad en sí mismos: su tendón de Aquiles.

Como signo de Agua, los Cáncer son también compasivos, emotivos y sensibles; características que, si se hieren, recurren a su método de defensa preferido: ensimismarse, meterse dentro de su propio caparazón.


Soy la tonta de los horóscopos. Me encantan. Será por que conmigo siempre aciertan.

viernes, 1 de junio de 2012

464



Hoy tuve la inmensísima suerte de haber pasado casi 4 horas con Rafael Trobat Bernier. Cordobés (¡De mi ciudad, que ilusión!) más majo que nadie, humilde, afable y un fotógrafo demasiado profundo y genial, para lo poca expansión que parece tener. Es un fotógrafo no se si ponerlo en viajes, documental o reporterismo... Pero me he sentido tremenda y terroríficamente identificada con él. Pero creo que mi admiración surge sobretodo, por que ha conseguido que vea que esta crisis por la que estoy pasando, no es el fin del mundo. Es más, puede ser el comienzo de todo, tal y como le sucedió a él. Empezó estudiando Bellas Artes, y según nos contó, al segundo año de carrera, le entró el pánico, la crisis del artista fracasado. Vió, que jamás llegaría a convertirse en un pintor... Porque no estaba destinado a ello, porque no quería, porque no le salía, no lo se. El caso es que lo vió venir y no supo muy bien que hacer. Descubrió la fotografía en Madrid, en el último año de carrera, como optativa. Demasiado tarde, pero más vale tarde que nunca y apenas habiendo obtenido una formación básica de fotografía, se marchó a Nicaragua y allí, su mente hizo bum y su obra fue tomando forma. Es posible que yo este pasando por esa fase de: Mierda, reconócelo, no vas a ser una artista, una pintora, ni escultora. No triunfarás con un pincel, pero si es posible que lo hagas con una cámara. Este hombre me ha dado algo más que una charla sobre fotografía, me ha dado esperanzas. 



Oh, dios, tengo que ahorrar para comprarme su libro de "Aquí, junto al agua" de su trabajo en Nicaragua. Aish, ahorrar, ahorrar, fotografía y demasiado ilusionarme. 
Título: Aquí, junto al agua 
Autor: RAFAEL TROBAT
Formato: 30 X 29 cm.
PVP: 39,50 Euros
ISBN: 9788497854689


El arte ha pasado de retratar la realidad, a retratarse a sí mismo. 
Ese es el gran problema del arte contemporáneo.