sábado, 28 de diciembre de 2013

513



Tropezarse con la misma piedra dos veces, no es cometer el mismo error dos veces. Es salir herido de igual forma dos veces. Reherirse.
A mi me hace falta tropezarme dos veces con la misma piedra, para cercionarme:
a) De que es, definitivamente, una piedra.
b) De cuánto daño me hace.
c) De que no me importaría tropezarme una tercera vez.


Cuando me pongo muy nerviosa, me explota el corazón una primera vez,
me petrifico, me callo y cuando todo termina me vuelve a explotar el corazón. 
Luego, todo queda en estado de shock.



Qué mal se te da ser natural.

jueves, 26 de diciembre de 2013

512



Me gustaría ser el único ser humano de la tierra.

No sentirme observada, ni condicionada o influenciada. Interrumpida o usada. Rodeada. Confinada en un sitio, un significado o un estereotipo.

Se dice que los cambios los decidimos nosotros mismos y que solo nosotros mismos los podemos llevar a cabo. Eso lo se.

El resto del mundo estorba cuando estás cambiando. No te lo ponen más fácil. Te ponen obstáculos. Te quitan las fuerzas. Te impiden cambiar. Llevo muchisimos años intentando cambiar y no han servido de nada.

Somos animales sociales y como tales, somos incapaces de sobrevivir sin el contacto entre unos y otros.  Eso también lo se. Aunque no me guste que sea cierto.

Tengo la teoría de que si fuera el único ser humano de la tierra, a día de hoy, ya sería todo lo que siempre he querido ser. 

Yo misma. 

sábado, 21 de diciembre de 2013

511



Deseo la paz mundial, me considero amable, bondadosa, respetuosa y no le deseo el mal a nadie. 
Pero no me jodas y a mi agárrame la melena mientras me das mordiscos en los hombros. 
Qué rápidas llegan las mañanas, cenicienta.

Sigo buscando una sonrisa de repente en un bar.-


Me encanta analizarme y descubrir rasgos nuevos en mi forma de ser.

jueves, 12 de diciembre de 2013

510




Siempre me pasa que me ofrecen algo, lo rechazo y sin embargo sigo esperando que me lo den. No sé por qué hago eso, no se por qué albergo esperanzas de algo cuando soy yo quien elimina cualquier posibilidad de que eso ocurra. En todo, me pasa en absolutamente todo. Y claro está que así solo consigo hacerme daño, yo sola a mí misma.




Quiero un terapeuta por navidad.

lunes, 2 de diciembre de 2013

509



He estado meditando sobre ello, y he llegado a la conclusión de que a veces siento unas cosas, pensado justo lo contrario... Y es todo contradictorio, porque me sumerjo en unos debates personales conmigo misma impresionantes.

Por ejemplo, pienso que alguien debería morirse. Pero me siento mal por pensarlo, lo que me hace llegar a la conclusión de que por pensar así, yo también debería morirme. Porque nadie se merece morir. Luego pienso que no puedo ser tan dura conmigo misma, como si fuera un crimen pensar así. Todo el mundo piensa esas cosas, y mucho peores... Pero luego pienso que no puedo excusarme en el "todo el mundo lo hace" y vuelvo a sentirme mal. Me riño a mi misma por haber pensado lo primero y a continuación busco maneras de compensar mis malos deseos del principio. Y finalmente acabo sintiendo lo que mi cara B sabe que es lo correcto, pero que es lo que mi cara A no siente realmente. Me intento autoconvencer, reprimiendo mis sentimientos que se que claramente no son correctos.

Es decir, tengo una idea muy arraigada (y en mi opinión equilibrada, justa y realista) de qué es lo que correcto, lo moral y lo ético. Pero a pesar de ello, muchas veces actúo de forma opuesta a esta opinión. Por suerte, se cuando obro mal contradiciendome y se cuando enorgullecerme de hacer las cosas como las hago.

Es un constante análisis, debate y batalla entre lo que pienso y lo que siento. Y a ver quién gana.


¿Es esto el comienzo de una hermosa bipolaridad?