viernes, 20 de junio de 2014

542



A tí te pongo por testigo, de que no volveré a llorar.