martes, 7 de febrero de 2012

434


La vela representa todo lo que es bueno, puro, quizás no perfecto pues no es invencible, y con muchos puntos débiles, pero es bello por dentro. Como nosotros, o como muchísimas cosas que nos rodean. Ni siquiera está o ha estado encendida, todavía nadie le ha puesto la mano encima, es nueva en este mundo y no sabe desenvolverse. La vela son sueños, emociones, sentimientos, esperanzas, encerradas en lo más profundo de nuestro corazón, de donde nadie más que nosotros tenemos la llave.
La jeringuilla, es un utensilio de medicina. La medicina se basa en la ciencia, en la ciencia del ser humano. Pero la ciencia es al fin y al cabo ciencia, números, conceptos universales, objetividad, avance, evolución, cambio… Cuantísimas cosas se habrán sacrificado por el avance y el cambio. La jeringuilla representa esa mano objetiva, dura, imponente, demasiado escéptica y al fin y al cabo real, que muchas personas usan sin control, abusando casi sin darse cuenta de las cosas más simples  y bellas como son la ilusión, la infancia, la bondad o la paz.

A veces, las personas quieren simplemente mirar al infinito y soñar cosas, o dejarlo todo solo por hacer algo por ellos mismos, o por los demás.
Quieren abrir su corazón y ofrecer todo lo que tienen por todo aquello que aman. Pero… ¿Qué reciben a cambio? Una palmadita en la espalda que los despierta y les hace ver que la realidad es la realidad. Hay que avanzar y ser útil, como la ciencia. Aunque ello conlleve sacrificar todas esas cosas buenas que llevamos dentro, dejando que la realidad lo devore y lo ensucie. 

Trabajos de clase y esas cosas a explicar...