domingo, 23 de octubre de 2011

413



Hoy he vuelto a tener quince años. Casi dieciséis. Cuando nada me importaba, y veía todo demasiado nuevo, tanto, que me daba miedo a estrenarlo. Son situaciones de estas de "bueno, tarde o temprano, tenia que pasar..." Y bueno. Digamos que dejé el regalo a medio desembalar. Me he quedado sin regalo. ¡Por una vez que lo consigo yo solita! Joder, que hostia me habrías dado si me hubieras visto. Hubiera sido algo así como: ¡No seas imbécil, cobarde, tómalo, disfrútalo es la vida, no hay que pedir permiso!

No se qué mas decir. Hice más de lo que creía, menos de lo que podía y no lo que debería haber hecho.
El mundo me da vueltas, y vueltas y vueltas.
Otra vez, como cuando tenía quince años. Casi dieciséis.