viernes, 1 de junio de 2012

464



Hoy tuve la inmensísima suerte de haber pasado casi 4 horas con Rafael Trobat Bernier. Cordobés (¡De mi ciudad, que ilusión!) más majo que nadie, humilde, afable y un fotógrafo demasiado profundo y genial, para lo poca expansión que parece tener. Es un fotógrafo no se si ponerlo en viajes, documental o reporterismo... Pero me he sentido tremenda y terroríficamente identificada con él. Pero creo que mi admiración surge sobretodo, por que ha conseguido que vea que esta crisis por la que estoy pasando, no es el fin del mundo. Es más, puede ser el comienzo de todo, tal y como le sucedió a él. Empezó estudiando Bellas Artes, y según nos contó, al segundo año de carrera, le entró el pánico, la crisis del artista fracasado. Vió, que jamás llegaría a convertirse en un pintor... Porque no estaba destinado a ello, porque no quería, porque no le salía, no lo se. El caso es que lo vió venir y no supo muy bien que hacer. Descubrió la fotografía en Madrid, en el último año de carrera, como optativa. Demasiado tarde, pero más vale tarde que nunca y apenas habiendo obtenido una formación básica de fotografía, se marchó a Nicaragua y allí, su mente hizo bum y su obra fue tomando forma. Es posible que yo este pasando por esa fase de: Mierda, reconócelo, no vas a ser una artista, una pintora, ni escultora. No triunfarás con un pincel, pero si es posible que lo hagas con una cámara. Este hombre me ha dado algo más que una charla sobre fotografía, me ha dado esperanzas. 



Oh, dios, tengo que ahorrar para comprarme su libro de "Aquí, junto al agua" de su trabajo en Nicaragua. Aish, ahorrar, ahorrar, fotografía y demasiado ilusionarme. 
Título: Aquí, junto al agua 
Autor: RAFAEL TROBAT
Formato: 30 X 29 cm.
PVP: 39,50 Euros
ISBN: 9788497854689


El arte ha pasado de retratar la realidad, a retratarse a sí mismo. 
Ese es el gran problema del arte contemporáneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario