lunes, 16 de junio de 2014

540


Esa gente que deja de mirarse y hablarse por cosas que suceden entre ellas. Cosas no malas, no desgracias, nada malo. Pasan cosas de las que creen tener que avergonzarse. Y se rompe la naturalidad.

La naturalidad es la clave. La naturalidad es el equilibrio, la que con el tiempo mantiene tu corazón a flote en cualquier situación. Porque ser natural y tratar cualquier tema con naturalidad significa no avergonzarse de uno mismo, ni de tus actos. Una vez lo hiciste qué importa si estaba bien o mal. Lo querías y te aceptas como ser insaciable que eres y que siempre quiere mas. 
No esta mal querer mas, mas instintos, mas desaires, mas pasión, mas aventuras, mas travesuras, mas ser tu mismo. Ser natural.
Si eres natural, si te aceptas, ya tienes medio universo dominado. La otra mitad es tu entorno que a fin de cuentas no depende de ti. 
Así que seamos naturales, que no nos obstaculicen nuestros propios actos.



Somos verdaderos animales del olvido.