sábado, 21 de diciembre de 2013

511



Deseo la paz mundial, me considero amable, bondadosa, respetuosa y no le deseo el mal a nadie. 
Pero no me jodas y a mi agárrame la melena mientras me das mordiscos en los hombros. 
Qué rápidas llegan las mañanas, cenicienta.

Sigo buscando una sonrisa de repente en un bar.-


Me encanta analizarme y descubrir rasgos nuevos en mi forma de ser.