sábado, 31 de diciembre de 2011

427



127 entradas en un año. Un año que se me ha hecho eterno y que llevaba bastante tiempo deseando que se acabara, como si de una mala pesadilla se tratara. Ha sido un año de perder más que de ganar. He perdido a un amigo, cuando he pasado meses y meses esperando a que volviera, he dejado de lado unas cuantas pasiones, un verano malgastado, me he dejado llevar por el dinero que no tenía, estoy siendo guiada por la diplomacia y lo correcto... Nunca pensé que me fuera a ir tan mal. Claro que, toda moneda tiene su otra cara.
Por primera vez he viajado al extranjero, a Praga, el mejor viaje de mi historia. Mis esfuerzos dieron su fruto y acabé el curso de lujo. He cumplido los dieciocho de una manera inolvidable. He sido capaz de valerme por mi misma desde que él hizo ese paréntesis y me dejo solo un escudo para vivir. Me hice mi propia espada y cada vez ataco más que defiendo. He aprendido que las cosas no pasan si no las buscas. Y estoy aprendiendo a buscarlas sin echarme atrás. Descubrí quiénes son los verdaderos amigos, los que nunca se fueron, por que simplemente no quisieron irse de mi lado. Se quién me quiere, y a quienes quiero yo. No es una agradable experiencia la de aprender a diferenciar a las personas que te rodean.
También he encontrado cosas nuevas, experiencias, personas, puntos de vista y perspectivas que nunca había abordado y que no creo que olvide nunca.
A pesar de todas las cosas malas y buenas de este año, decir que no me arrepiento de nada. Bueno, quizás de madurar demasiado pronto (En mi opinión, los dieciocho son una edad muy temprana para madurar) por culpa de las circunstancias que me han rodeado desde que empezó el año.
En fin, ha sido un año de aprender por las malas. De impotencia, espera, impaciencia, (y paciencia al mismo tiempo) y trabajo duro. A ver si en este próximo lo pongo todo en práctica y me llevo un buen resultado por que si no... No se, supongo que dejaré de intentarlo y que sea lo que tenga que ser.
Bueno, no se qué decir para darle la bienvenida al dos mil doce. Lo he estado esperando sin mucha emoción, por que simplemente quería que el dos mil once se fuera pronto. Supongo que este será el año de trabajar y luchar por lo que una espera.

Moraleja del dos mil once: La esperanza, a secas, es la gilipollez más grande del mundo.


Querido 2011, fue un placer conocerte, pero no vuelvas por favor, gracias.


Este año no salgo de fiesta por que no tengo nada que celebrar. Ni te tengo a ti para celebrarlo.  


sábado, 24 de diciembre de 2011

426



Llevo sin subir una entrada desde hace mucho tiempo, pero ¿sabéis por qué? Porque se que algo bueno está por llegar y estoy muy ocupada preparándome para ello. Las cosas van mejorando. Solo necesitaba un respiro y un par de películas largas. Y un motivo para coger por fin mi cámara de fotos.

jueves, 15 de diciembre de 2011

425


Todo está volviendo a suceder. Estoy muerta de miedo.
Y tú... ¿Tú por qué estás muerto?

lunes, 12 de diciembre de 2011

424



No me siento realiza en absoluto el trabajo que estoy haciendo y que llevo hecho... Pero me siento realmente orgullosa de mi misma por haber llegado a donde he llegado simplemente con esfuerzo. Mi padre tenía razón, esto ya no es el colegio, y aunque pensé que el mundo se me iba a venir encima, con todo lo que está pasando... Eso de aislarse, concentrarse y trabajar duro tiene una gran recompensa que hasta hoy, no he podido apreciar. Me ha hecho falta todo un puto fin de semana encerrada en mi despacho, para darme cuenta de que soy capaz de hacerlo bien cuando me lo propongo.
Felicitaciones a mi misma. Aunque quede muy egocéntrico, pero qué coño, me las merezco así que le den a la humildad.


Por fin un ligero soplo de aire. Mañana decidiremos si es fresco o no...

viernes, 9 de diciembre de 2011

423



No se si lo has pillado colega, pero estoy tratando de superar la muerte de mi mejor amigo. Así que hazme el favor de coger tu interrogatorio, tu conveniencia y tu poca sensibilidad e iros a tomar por el culo. No quiero volver al pasado. Quiero avanzar, despacito o rápidamente, me da lo mismo, pero quiero salir de aquí y quiero olvidarme de que una vez tuve una vida mejor que esta. ¿Te ha quedado claro? Que siga mi vida no quiere decir que no piense todos los putos días en él, que no imagine cómo sería mi día a día si él estuviera aqui, conmigo, con nosotros. No se la tuya, pero mi vida se ha convertido en una jodida guerra. En la que si no lucho, lo pierdo todo y en la que si lucho no gano nada. Y ¿sabéis? no tengo ganas de luchar más...
Esto es lo malo de querer madurar demasiado pronto, que, en realidad no has madurado, y la gente te trata como si ya lo hubieras hecho. Duele muchísimo. No sabéis como.

lunes, 5 de diciembre de 2011

422



Se me han acabado las ideas. 
Definitivamente.

Perdonadme por contradecirme, pero las entradas anteriores, las escribí bajo los efectos del alcohol y el positivismo ingenuo.

sábado, 3 de diciembre de 2011

421



Eres lo que eliges ser...
"...Superman..."


El gigante de hierro

421


420



Ah, cómo hemos cambiado... Qué mayores somos y cuantísimo hemos envejecido... No me gusta nada eso de envejecer  No es crecer, no es madurar, es empeorar. Es apagarse. Y yo quiero brillar hasta el final de mis días. Pero parece ser, que nadie quiere acompañarme hasta ese momento. Hay tan poco tiempo, tan poca pólvora y tantísimas oportunidades de meterle fuego a todo... Quiero quemarme a lo bonzo y por un momento, recordar que fui la cosa más ígnea y brillante del mundo. Recordar cuánto me quería y cuánta energía podía desprender, y que ahora sin embargo... Ha muerto. Ah, cómo hemos cambiado...