lunes, 10 de diciembre de 2012

482




Tendría que haberte llamado. Pero últimamente no estoy muy por la labor de hacer nada de lo que me propongo. 
Quería desearte un feliz cumpleaños, y unos felices dieciocho. Y disculparme por no haber ido a Sevilla este puente, a pesar de las excusas tan insulsas que te di. También pedir disculpas por no haberte felicitado antes. Es lo típico de que quieres decir algo importante y no la típica felicitación de "cuidado, que ahora puedes ir a la cárcel".

Los dieciocho no son fáciles. En mi caso, fue verme capaz de hacer mil cosas y al mismo tiempo, no poder hacerlas por que quizás realmente no las quería y no quería arriesgarme. Bueno, quizás no tuve unos dieciocho muy sencillos, pero espero que tu si los tengas. O bueno, en el fondo no. Ojalá se te compliquen las cosas lo suficiente para que te motiven y te inquieten constantemente. Estáte siempre en movimiento, si no, los dieciocho se irán rapidísimo, y los diecinueve pasarán a ser de pronto como si tuvieras sesenta y te verás incapaz de hacer nada. Te diría que te habla la voz de la experiencia, pero no se si es esto lo que yo he vivido o si es la sensación que me dejó mi paso a la adultez. 
No quiero que por culpa de esto, sientas que se avecina una época deprimente, pero quiero que sepas que si no lo remedias, así será. Que hay que estar siempre alerta, siempre abierta, dinámica e invencible. Los dieciocho son para comenzar a probar personalidades, pensar de distinta forma todos los días hasta dar en el clavo. Los dieciocho son para desarrollar sin límites el alma y darle infinitos matices, para acabar haciéndola única. 

Tu no eres como yo, (por suerte) y es por eso que en el fondo tengo la esperanza de que tu forma de ser no te permitirá ser tan débil e inestable como yo. Que te será más difícil caer en la desidia que a mi. Además, a ti te ha tocado una vida envidiable (ya sabes que yo la envidio) y que es uno de los motivos por los que deseo muy muy fuerte que exprimas al máximo todo lo que te rodea. Se que sabrás hacerlo, siempre y cuando no te dejes vencer como me ha pasado a mi. 

Sabes que te quiero tanto como a mi hermana, y ojalá como hermana que te considero, estuvieras por aquí más a menudo, o yo estuviera por allí todo lo que desearía. Por eso te doy estos consejos tan extraños y confusos. Para que al menos tu, ya que Beatriz no se dignaría a leerme/escucharme sin cuestionarse más de la cuenta. Tu eres reflexiva y creo que te vendrá bien que de vez en cuando me ponga seria y paranoica. Ojalá alguien me hubiera dado lecciones como éstas a mi. 

Un beso y un abrazo muy fuerte pequeña. Siempre tendrán un hueco en nuestra habitación, entre Bea y yo, aunque eso implique no dormir en toda la noche.
Felices dieciocho.

domingo, 9 de diciembre de 2012

481


Los más

Tu instinto natural se basa en tu capacidad de escuchar a la gente que te rodea: muy sensible a todo lo que te rodea, inspirar confianza por tu proximidad y tu tendencia natural a abrirte a los demás. No necesitas forzarte para mostrar ternura o compasión.

Tu sensibilidad se guía por tu agilidad intelectual. Es decir, percibes el mundo en función de tus facultades mentales: basas todo en tu fuerte poder de deducción. Esto hace que, por un lado, tengas una perfecta comprensión del medio que te rodea y, por otro, que estés a salvo de las trampas de "la ingenuidad".

Tus acciones no son resultado de la casualidad: mides tus posibilidades de suerte y calculas cada detalle. Tu asiduidad, tu concentración y tu sentido del orden no es que sea precisamente un defecto que te caracterice.

Plutón: Para ti, "realizarte y ser feliz" no es sinónimo de "dispersarse": siempre tratas de encontrar el término medio necesario para tu equilibrio. Posees un buen sentido de la justicia. Te sientes bastante cómoda rodeada de gente inteligente y refinada.

Te gusta hacer un auto análisis antes de superar tu propio pasado. Cuando te encuentras frente a una crisis, sabes mostrarte bastante eficaz. En realidad, eres tú misma la que, a veces, busca las situaciones difíciles. Esto puede que vaya ligado al hecho de que, cuando emprendes algo, vas siempre hasta el final.

No te gusta correr riesgos inútiles. Para ti lo más importante es la lucidez y la razón. Rechazas sistemáticamente dejarte llevar por las emociones.

Posees una lógica y lucidez impresionantes. Tratas de hacer las cosas minuciosa y profundamente.

Tus sentimientos son relativamente sofisticados y te gusta la seducción. Tu deseo de gustar a los demás es más fuerte que el deseo de amar. Por lo que disfrutas en situaciones en las que tienes que hacer uso del arte del coqueteo y de la seducción. Que duda cabe que tu encanto natural te resulta de buena ayuda ….

Tu inteligencia está ligada a tu percepción del mundo: a menudo, utilizas lo que ves para deducir. A demás, para ti, el fruto de tus reflexiones no solamente debe ser justo, sino también comprensible.


Los menos

La sensibilidad, que sientes hacia el mundo que te rodea, puede darte ganas de esparcir tus propios valores: este proselitismo puede, a veces, acabar cansando

Tu tendencia a confundir sensibilidad y razón puede hacer que, a veces, te olvides de ser sincera. Algunas personas se darán cuenta que tu humor no es más que una careta.

A veces te falta seguridad en ti misma o dicho de otra manera, subestimas tus posibilidades de éxito.

Tienes la tendencia de echar charlas moralizantes a todos los que te rodean, incluso a ti misma. Resultado: te acusas a ti misma, llegando a veces ¡hasta a culpabilizarte por sentirte demasiado feliz!

Tienes unas ganas tan grandes de "regenerarte" que tus actos pueden acabar siendo o creativos o destructivos. En tu caso, no existe el término medio.

A fuerza de ser intransigente contigo misma y con los demás, tienes tendencia a encerrarte en ti misma y a aislarte del mundo.

No siempre resultas "divertida".

Multiplicas tus experiencias sin ir llegar hasta el final y acabas por encontrarte sola. A veces, te muestras demasiado oportunista y, en estos momentos, careces de escrúpulos. ¡La originalidad también tiene sus límites!

Sientes un verdadero placer provocando tus propios sentimientos y los de los demás. Pero también puede suceder que te muestres muy susceptible, cuando se ponen en duda tus verdaderos sentimientos.

Si pretendes gustar a todo el mundo, tu espíritu práctico puede acabar viéndose influido por los demás. Con poco más, acabarás demostrando sin problemas ¡que la Tierra es plana!

sábado, 8 de diciembre de 2012

480



Hoy he tenido en mis manos el cadaver de un gatito que nació muerto y me he sentido la cosa más insignificante del universo.
No me he lavado las manos aún, porque todavía puedo sentir su cuerpecito bajo mis dedos, y el tacto de la placenta, el cordón umbilical y... Me congelo al recordarlo. Cada vez que lo tocaba, suplicaba poder notar algún signo de que estaba vivo, cualquiera.
Es injusto que la muerte pueda alcanzarnos cuando se le antoje. Al menos debería darnos la oportunidad de nacer, a todos, de poder ver la luz, ver a nuestros padres, de sentirnos queridos y de poder disfrutar del mundo que ha sido creado para nosotros. Ni siquiera una madre, puede luchar contra esto. Es algo terrible, creedme. Nacer muerto es la peor de las maldiciones que se pueden desear hacia un ser.
Hoy he presenciado el milagro más hermoso de la vida, y también, el hecho más dramático que ésta puede ofrecernos.



Al final, la esperanza, es lo peor que podemos albergar.

domingo, 2 de diciembre de 2012

479


La tierra roja de Tara es lo que te da fuerzas.
Quién tuviera un Rhett Butler.
O simplemente supiera cómo hacerle regresar.