sábado, 3 de diciembre de 2011

420



Ah, cómo hemos cambiado... Qué mayores somos y cuantísimo hemos envejecido... No me gusta nada eso de envejecer  No es crecer, no es madurar, es empeorar. Es apagarse. Y yo quiero brillar hasta el final de mis días. Pero parece ser, que nadie quiere acompañarme hasta ese momento. Hay tan poco tiempo, tan poca pólvora y tantísimas oportunidades de meterle fuego a todo... Quiero quemarme a lo bonzo y por un momento, recordar que fui la cosa más ígnea y brillante del mundo. Recordar cuánto me quería y cuánta energía podía desprender, y que ahora sin embargo... Ha muerto. Ah, cómo hemos cambiado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario