jueves, 13 de enero de 2011

312



Pido perdón a vuestra gracia, pero yo nací para estar alegre, y no para hablar en serio.

Dios, como adoro a Emma Thompson. A fe mía, qué dama tan risueña

Mucho ruido y pocas nueces

1 comentario:

  1. ¿De 311 a 212? ¿Qué ha pasado aquí?

    Por otro lado, gran frase.

    ResponderEliminar