martes, 6 de marzo de 2012

441



Solo tengo ganas de llorar. Por que todo sale mal. Nada está donde debería estar. Ya nada es igual. Me voy a derrumbar. Tú ya no estás. No hay nadie a mi lado. Yo quiero continuar, pero el camino se hace largo y difícil de llevar.
Ya no soy yo. Yo se ha perdido. No le puedo encontrar. Mis manos han perdido el don y la energía. Y mi cabeza lo ha perdido todo. Simplemente todo. Absolutamente todo.
Me convertí en una cualquiera, con aires de grandeza. Y el aire, como aire que es, corre y se larga. La grandeza se ha acabado, no me veo capaz de nada que no sea caminar, mi cuerpo funciona y mi alma está rota e inútil. No me canso de decir que este no es mi lugar, que estoy donde no debería, que yo tendría que estar en otro mundo... Pero la realidad es que no puedo moverme de aquí.

Dios mio, solo tengo ganas de llorar.

Mi vida no está siendo como yo la dibujé. La verdad es que nunca se me dió muy bien dibujar.


Quien no quiso cuando pudo, no podrá cuando quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario