martes, 26 de julio de 2011

397


No pudimos ser lo que queríamos ser por que nadie nos impidió hacerlo. Quisimos ser amantes, pero nadie se preocupó por descubrirnos. Queríamos ser piratas y nadie se molestaba en alejarnos de las bravas olas. Queríamos ser estrellas y nos pusieron el cielo a nuestros pies. Pudimos ser feroces tigres, pero nos dejaron la jaula abierta. Quisimos escaparnos, pero el coche tenia las llaves puestas.
Pudimos hacer de todo y todo nos parecía demasiado fácil. Nos gustaba la aventura, la pasión, el romance... Queríamos el morbo que el miedo produce cuando luchas por algo. Queríamos tener el NO tan accesible como el SI.
El riesgo tan tangible como los latidos de nuestros corazones. No reíamos de los demás mientras estos simplemente nos miraban de reojo y se escondían en su bufanda; Admitámoslo, no molaba nada.
No nos entienden. No entienden nuestro afán por ser niños y adultos a la vez. No podemos detenernos aquí, debemos de seguir poniendo zancadillas y pegándole chicles en el pelo. Ser rufianes y caballeros, románticos que se atreven a cualquier cosa a cambio de una nueva sensación. Lanzarnos al vacío por el mero hecho de querer volar.
No es el sentido de nuestras vidas lo que nos interesa si no una vida llena de sentidos, sensaciones, sentimientos, una vida repleta de colores y formas, que no vienen a cuento, pero que están ahí por que si, sin más. Como salido de la nada.

Señoras y señores, el mundo a día de hoy. Ha perdido la pasión. Nosotros no.


Repeated.Me inspira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario