lunes, 3 de enero de 2011

302



Le despertó un furioso claxon en la calle. Nada mas abrir los ojos, se sintió abatida y sin fuerzas. De nuevo. Y de nuevo, volvió a palpar tras de si, con la vana esperanza de encontrar el cuerpo de Marcos tumbado a su lado.
Pobre de su corazón cuando no noto mas que las frías sábanas arrugadas y vacías bajo sus dedos. Apretó con fuerza un trozo de estas y tras varios segundos de intensa rabia contenida las soltó, notando que se había hecho bastante daño en los nudillos. Agachó la cabeza y la dirigió hacia su enorme barriga. La acarició con su mano dolorida una y otra vez, sintiéndose bastante vacía, a pesar de llevar a una criatura de siete meses en su interior.
Miró luego el reloj digital que se situaba sobre su mesita de noche y advirtió que casi eran las doce de la mañana y que Raúl aún no había ido a despertarla.
No le importó y volvió a cerrar los ojos, tras arroparse de nuevo, con esas frías sabanas que por un momento le helaron la espalda.


Consistía en eso, en no deshacer. 
Lo has hecho bien. No has de borrar nunca tus huellas.





"He aprendido una pequeña verdad: el mundo te quiere rápido para que llegues a tiempo." 107.3

1 comentario:

  1. Bill ha sido reemplazado por Marcos, y Tom por Raúl, pero Denis se sigue sintiendo igual de vacía... <3

    ResponderEliminar