sábado, 1 de enero de 2011

301



Vale, admito que anoche no despedí en condiciones el año. Me hubiera gustado escribir un buen párrafo rememorando, sacando cosas que se me habían olvidado ya, o reflexionando sobre este ya pasado año. No lo hice bien, pero me da igual, no pienso hacerlo ahora. Lo pasado, pasado. Se que mereció la pena. Fue el año decisivo, el que me hizo ver que hace poco comencé un proceso de evolución constante, sin final y sin retorno. Aprendí lo que tenia que aprender y he guardado solo lo que me hacía falta para seguir adelante. 
Me chifla empezar de cero. 

- Olvidar y despriorizarlo todo.
- Dejar de idealizar.
- Aprender a no esperar. 
- No comprometerme.
- Desconceptualizar-Generalizar. 


Me he enamorado de la voz en off.
He visto cosas que ustedes, humanos, ni se imaginan.
Ni siquiera bailé. Estuvo bien, fui simpática.

1 comentario:

  1. Pues somos dos, me encantan los caminos abiertos. Todo un año por estrenar!

    He visto arder naves de ataque más allá de Orion...

    ResponderEliminar