jueves, 12 de agosto de 2010

211




Soy una persona nueva. No mejor, pero inevitablemente he cambiado. Odio los cambios tan drásticos e inutiles.

Cuando dije de largarme, me referia a desaparecer. No vale que los problemas vengan conmigo. Hasta hace unas horas mi mayor problema era el volumen del Ipod. Ahora he vuelto a los triviales problemas personales de ciudad. Los problemas vinieron conmigo. Es un amigo de la familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario