martes, 23 de febrero de 2010

123





Yo a eso suelo llamarlo cobarde. Y juro por lo que más queráis que no soporto a los cobardes. Detesto que la gente de la espalda a los problemas, o no quiera enfrentarse a ellos, dejandolos ahi presentes toda su vida. ¿Quieren saber lo que les digo a esos cobardes? Que se jodan. Pero no por que yo lo diga, ni lo desee. Si no por que ellos mismos se están jodiendo. Su presente, su futuro. No aprenderán nunca a enfrentarse a los obstaculos que la vida les ponga. Cuando tengan una familia y unos hijos que alimentar, un trabajo que mantener, mil cosas que pagar... Cuando todo eso suceda, no van a saber hacer otra cosa que quedarse quietos. Quedarse quietos y dejar que el resto del mundo se joda. Claro que si, que les den por culo, mientras tengan dos piernas para huier, dos manos para taparte los ojos y una boca por la que decir mil tonterias, que le den por culo a todo. Ahora que somos crios chicos, apenas tenemos cosas a las que enfrentarnos en comparacion con lo que nos espera, y aun asi no nos da la gana de solucionar nada, puesto que es mejor dejarlo ahi apartado. Para que cualquier dia gires la cabeza y te encuentres una pila de problemones que no te la quita ni dios. Y entonces dirán: Oh, no, es que yo nunca he hecho esto... Es que pensé que con el tiempo se solucionaría... Es que... Es que nada. Cobardes. De lo unico que hay que tener miedo es de no poder hacer nada, cuando lo peor suceda. Cuando el cielo se caiga sobre tu cabeza y no sepas como sostenerlo. Miedo de no saber que hacer, cuando realmente hay algo importante que hacer. De lo unico que son capaces es de mirar a otro lado y fingir que nunca ha pasado. Anda ya. Solo un cobarde olvida las caidas. Los malos tiempos. Yo me rio de los malos tiempos. Hoy en dia me rio, del dia aquel que me corté las venas por un tipo que tendría que estar muerto. Hoy en dia me rio del tonto aquel que me violó y del dia en que confundi la un beso con un te quiero. Me rio de las noches llorando y de las tonterias que dije cuando y dios sabe donde. Me parto la caja de lo mal que lo pasé a principios del año pasado. De lo ilusa que fui. Y gracias a que me rio de ello, se, que no voy a cometer ese mismo error nunca más. Me acuerdo de esos momentos todos dias desde que todo pasó. Y no he hecho otra cosa que crecer por dentro, de forma que ahora no quepo en mi misma.


Los golpes más fuertes vienen por delante. No cierres los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario