domingo, 21 de febrero de 2010

122

Todos mis domingos se vuelven grises. No recuerdo ninguno que terminase bien. Ya sea por que algo pasó, algo pasa, o algo pasará.
Los domingos son los dias perfectos para encerrarte en tu habitacion con tus paranoyas, dejar que pase el dia de largo y dedicarte a no hacer acto de presencia, por que si es domingo, siempre hay algo que lo fastidia todo.

Y tengo todo el derecho del mundo de poner mala cara. Esto ha sido el golpe de gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario