miércoles, 9 de noviembre de 2011

417


Quiero escribir en condiciones, por que llevo muchísimo tiempo sin hacerlo, estoy sola y lo suficientemente cansada como para quejarme de mi vida sin que parezca un cliché, que seguramente lo será. 
Desde que empecé el curso han pasado muchas cosas, pero al mismo tiempo, me da la sensación de que nada ha cambiado desde hace meses. Galeno no está, Fati y yo quedamos de higos a brevas, no juego a rugby, no veo a mis compañeros del club, no se me ocurre nada novedoso que me llene, veo muchas pelis, engordo cada día más, y todos los días me acuesto con ganas de llorar, pensando que mi día podría haber sido especial si me lo hubiera propuesto. 
Mi día a día, hará un año, no mucho más, era impredecible, fantástico, lleno de cosas que hacer, de risas, ideas, muchas ideas, no necesitaba echar mano del tuenti para evadirme del momento, simplemente tenía que girar la cabeza y punto, ¡pum! algo se disparaba dentro de mi y los colores a mi alrededor chillaban de incontinencia.
Ahora ni siquiera hay colores. Es todo marrón, blanco o negro, como un daguerrotipo. Enfadados, atormentados, demasiada exposición y poco movimiento. Así se ha vuelto mi vida.
Como no tengo metas propias, me propongo cumplir las impuestas pues no se, por mis padres, el instituto, obligaciones, deberes... No me culpéis por no cumplir pues, simplemente, no me llenan el pecho, que es lo que busco en estos desesperados momentos.
Daría lo que fuera por tener ahora mismo todo lo que he perdido a lo largo de estos meses. He perdido mucho, muchísimas cosas, sin las cuales esto es como tirar los dados una y otra vez; no sabes qué numero saldrá pero sabes que no será menos de uno ni más de seis.
Hace unos días se me ocurrió la utópica idea de irme de viaje este verano con unos cuantos amigos a Belfast, Irlanda... Hemos buscado billetes, bicheado trenes, autobuses, que si este es más barato, qué haríamos, qué veríamos, qué días, dormir, en casa de mi prima, claro está y si no, de albergues, hostal, motel, lo que sea, veremos mundo, ¡qué mas da! Pero aún queda mucho tiempo para eso. Ni siquiera se si va realmente en serio y... Bueno, es un proyecto demasiado lejano y utópico.
Quiero hacer algo fuera de lo normal. No os imagináis mi grado de desesperación respecto a este tema. 


Echo de menos tantísimas cosas... Soy toda nostalgia ahora mismo. Y siempre lo seré, hasta que los papeles estallen de nuevo.
Me echo de menos. Y a todos vosotros. Sobre todo te echo de menos a 



No hay comentarios:

Publicar un comentario