domingo, 6 de febrero de 2011

325



Ayer... La tarde... Anoche... Fue un día efímero e intenso. Tranquilo, pero inolvidable. Como la brisa que te refresca en una calurosa tarde de verano, durante unos segundos... Y que deseas que vuelva a pasar para sofocar el calor que sufres.
Fue un día de liberación. De decir, VAS A CAMBIAR,  vas a crecer. Te vas a permitir sentir. No tienes que reprimirte, no tienes que detener tu corazón en seco cuando ves que empieza a latir a mil por hora. Puedes hacerlo, con sonreír a todas horas y ver que alguien disfruta de tu sonrisa más que de tu puesta a la defensiva. Por fin descubrí, de una vez por todas, qué es ser natural.

¡Me hice un piercing!¡Grita!

He sonado enteramente a ti 


Hoy, en el Gambrinus del zoco. Viendo un partido de rugby con los chicos del equipo. cenando una burrada de pizzas con ellos y contigo. os echamos a todos de casa por culpa de las circunstancias y... fue la última vez que te vi. La última vez que te he visto en tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario