lunes, 14 de febrero de 2011

231



Si en algún momento llegué a decepcionarte pido mil perdones. Si por casualidad no aproveché las ocasiones que me ofreciste para disfrutar la vida, te prometo que a partir de ahora no desperdiciaré ni un segundo de esta. Por que tu me enseñaste que la vida es algo más que dudar de todo. La vida es andar, caminar, correr, saltar. Por que lo peor que puede pasar es que no pase nada. Y debí de haber cambiado hace tiempo, lo se. No te dejaba ser tu mismo, por que hasta yo tengo miedo de ser yo misma.  Me has dejado bien claro que no debo tener miedo de nada. Ni de vivir, ni de la vida, ni de nada. Me inspiraste muchas veces y creo que no dejarás de hacerlo por muy lejos que estés.
No hay que pedir perdón por vivir apasionadamente.



Como ya dije hace tiempo... Lovers are losing. 


Yo por el contrario, estoy loca, perdida y completamente, enamorada de la vida misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario