martes, 6 de julio de 2010

195



Miro el reloj y siempre son las 0:17... Las horas pasan pero nunca por mi calle, nunca por mi lado, se ven lejanas, pequeñas, oscuras e indefinidas. Solo me queda afinar la vista y...
Pf. Las 0:17, otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario