domingo, 20 de diciembre de 2009

92



No se qué coño decir.El dia de hoy ha sido demasiado intenso y demasiado nostálgico. Me senti viva de nuevo. Volvi a sentirme persona y a creer que yo soy más de lo que aparento.

Me siento impotente. Por un lado impotente, por otro emocionada.


Tengo un problema.
Estoy enganchada.

Quiero más.
Más, todos los dias.
Quiero tenerlo entre mis manos.
Quiero sentirlo bajo mis tacos y oirlo en la voz de mi equipo.

Quiero respirar de nuevo valor, excitacion, corage, rabia, locura y perspicacia.

Quiero correr, atravesar el campo de un extremo a otro.
Quiero llenarme de barro, de agua, morir de frio o calor en un partido, teniendo mil ti@s encima, o alzandome sobre ellos.

Arrasando.

Quiero dejarme la piel en el terreno de juego.
Otra vez.
Necesito vivirlo otra vez.
Estoy enganchadisima.
No puedo negarlo, ni dejarlo... Ni intentarlo siquiera.


Tengo tantisimo por delante, y ojala pudiera mantener cada segundo de mi vida con esas ganas de vivir, que me entran cuando piso el césped.
Y miro a los ojos de mi adversario.
¡Ese es mio!
Es tan mio, como lo será mi futuro. Se que podremos hacerlo. Que nos costará la misma vida, pero igual que aun heroinómano le cuesta la misma vida conseguir su heroína, a nosotras, jugadoras de rugby, nos va a costar conseguir un equipo otra vez.
Poder revivir todo aquello.

Chutarnos adrenalina casi diariamente, descargar en el campo todo ese malestar que luego resultará beneficioso y nos hará ver que somos grandes.
Ganar o perder no me importa en absoluto. Juegue lo que juegue, va ha llenarme más que cualquier trofeo y cualquiero aplauso. Es el hecho de clavar los tacos en el cesped, el balón en tu pecho, la cabeza en un ruck o una melé, y la mirada, llena de excitacion en el oponente.

Somos grandes, chicas. Somos pocas (todavia) pero somos grandes.
Y juro que llegará el dia en que veamos desfilar a treinta tias, armadas hasta los dientes de rabia, de corage, de ansias por ganar. Por demostrar que son las mejores.

No nos vamos a dar por vencidas.
Jugaremos contra ellas.
Contra ellos.
Contra quien sea.
Nos enfrentaremos a todo el que se nos ponga delante y no dejaremos que nada nos vuelva a apagar.
Ahora somos una pequeña chispa que busca yesca para arder. Arder y quemarlo todo.
Quiero volver a sentirlo. Tal y como hoy.
Les vi, y les envidié.
Les admiré.
Y quise estar ahi, con ellos, dandolo todo por ser los mejores.
Por hacer lo que estabamos destinadas ha hacer. Lo que mejor se nos da.
Jugar a rugby

Algun dia os miraré desde el campo y serán ellos quienes nos miren a nosotras, muertos de envidia, y al mismo tiempo de admiracion.
Recibiremos sus aplausos y luego
jugaremos el tercer tiempo. Todo como antes. Como mucho antes.
Volveremos a ser equipo. Volveremos a jugar. A correr y a jugar ese deporte de animales, que solo puede ser jugado por damas y caballeros de mente fria y corazón caliente.

Volveremos a ser nosotras.

Nos falta algo.

Por lo menos a mi.
Me siento vacia sin alguien que me grite y me golpee el pecho cuando estoy apunto de darme por vencida.
No es mi corazón el que late en el campo, es el balón quien me incita a seguir corriendo, a lanzarme a por el contrario y dar hasta mi ultimo aliento por tenerlo entre mis manos.


Hoy.

Un dia demasiado corto y demasiado emocionante.

De verdad les envidio, pero tarde o temprano estaré en vuestro lugar de nuevo. Quiero llegar donde ellos, o incluso más lejos.



Soy jugadora de rugby y hasta que me muera seguiré siendolo.



¿Por qué estarias dispuesto a luchar hasta dejarte la piel?

2 comentarios: