lunes, 18 de mayo de 2009

39

Hoy tengo ganas de comerme el mundo.
Mañana, tal vez rece para que el mundo me coma a mi.
Soy inestable.
Indecisa.
No se lo que quiero ni como lo quiero. Solo se que lo quiero. Y punto.
No soy de las que se paran a pensar las consecuencias.
Actuo.
Disfruto o sufro.
Me relajo o me deprimo.
Pero siempre termino olvidandolo.
O quitandole importancia.
Busco momentos mejores.
Y si no los encuentro, vuelvo a aquellos que ya pasaron.
Y los revivo en mi mente.
Esta claro que volveré a pasar por esa etapa de sufrimiento.
Y que junto a ese sufrimiento, vendrá la nostalgia.
Ese es mi punto debil.
Recordar.
Mi tesoro mas preciado, son mis recuerdos.
Pero al mismo tiempo, son una droga mortal, que a la vez que me alivian, me envenenan.
Es esa tipica sensacion de despertar de un fantastico sueño. Y de desvanecerte cuando descubres que no es real... Y lo peor, es que lo fué. Y no te conformas con haberlo vivido.

Yo quiero mas.

Y seguiré queriendo.

Por que soy ambiciosa.
Indecisa.
Inestable.

Hoy puedo cortarme las venas y mañana escribir la mas preciosa historia de amor que se me pase por la cabeza en el momento. Y solo de pensar, que no fue, es ni será cierto decaigo. Y vuelvo a recordar.

Me puedo estar mordiendo la cola horas y horas... Tirada en mi cama, dentro de una bañera en silencio, a las tres de la mañana encerrada en el baño o a las tantas, fumandome un cigarro frente a mi ordenador y viendo como todo vuela como flechas por mi mente.

Me hacen daño.
Me hago daño.


Pero creo... que aparento ser feliz.
Y con eso me basta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario